Noticias - 2014-04-14

LOS CARROS SE ADAPTAN A LAS PERSONAS CON DISCAPACIDAD

Lugar
ECUADOR
Hora
00:00 A.M.
Email
Detalles:

Su silla de ruedas está a escasos centímetros del asiento del conductor de su Mitsubishi Lancer del 95, verde oliva, estacionado en la calle Barón de Carondelet, en Quito. Con sus brazos, Santiago Herrera, de 29 años, se sostiene de la puerta y con movimientos ágiles se sienta frente al volante.

Acomoda sus piernas inmóviles, debido a su paraplejia provocada por un arma de fuego hace tres años, cierra la puerta y se prepara para arrancar el motor de su vehículo adaptado.

Tres ‘stickers’, con el símbolo de persona con discapacidad, pegados en el carro, se ven desde el exterior. Pero, cuando Herrera conduce lo hace como si no tuviera discapacidad.

Un experto en adaptaciones, Alfonso Fonseca, le hizo la modificación a su carro manual. Un mecanismo de palancas se conecta con el embrague, el freno y el acelerador. Este queda a la altura del volante para que Herrera pueda manejarlo con sus manos.

En ocasiones, solo lo presiona con el dedo anular o con el pulgar. Hace maniobras para sostener el volante, embragar y cambiar de marcha. No tuvo dificultades para aprender a manejar. No se ha chocado.

Herrera decidió modificar su vehículo porque era más barato que importar uno ortopédico. El arreglo le costó 300 dólares, mientras traer del exterior un carro adaptado supera los 70 mil dólares, explicó el director nacional de discapacidades del Ministerio de Salud, Juan Carlos Panchi.

Entre 1994 y 2013, período en el que el Consejo Nacional de Discapacidades (Conadis) estuvo a cargo del proceso de importación, se emitieron 3 mil 396 autorizaciones para que personas pudieran importar vehículos, explicó Xavier Torres, su titular.

Desde que el Ministerio de Salud asumió las competencias y expidió la reglamentación que se aplica desde el 10 de marzo de este año, se han expedido 10 certificados y 17 están en trámite.

Sin embargo, el Servicio Nacional de Aduana todavía no registra ninguna importación, confirmó el director nacional de Discapacidades, Juan Carlos Panchi.

Cambios

Existen diferentes opciones para regular el vehículo, dependiendo de la necesidad de la persona, tanto en automotores nacionales como importados. Hay adaptaciones en los volantes, comandos automáticos, elevadores, aditamentos de visión, asientos móviles y más espacio para maniobrar las ayudas técnicas.

Decidir importar o modificar un vehículo dependerá de la persona y sus necesidades. El costo del vehículo varía según las adaptaciones. En unos casos, un vehículo importado con elevador puede valer 40 mil dólares, mientras que uno con mando manual se encuentra desde 15 mil dólares, explicó Torres. Él maneja un vehículo con comandos manuales.

De su experiencia, importar un vehículo “presta las garantías necesarias de calidad y seguridades”, pero también “hay adaptaciones que hacen personas particulares que lo hacen bien en el país”.

Herrera, quien trabaja en el ‘call center’ del Conadis, no ha tenido problemas con su adaptación. Solamente ha tenido que cambiarle unos tornillos y darle mantenimiento. Tampoco ha tenido mayor problema al conducir.

El año pasado fue perseguido desde La Recoleta hasta San Bartolo, por policías, al no cumplir con la medida de pico y placa. 10 motociclistas le rodearon. Al acercarse el vehículo, él les extendió su salvoconducto que le otorgó el Municipio el 31 de agosto de 2012.

Ahora su hijo Juan, de 11 años, está aprendiendo a manejar. Su esposa Silvia Cadena también lo hace, ella puede combinar los pedales tradicionales con el manubrio adaptado. (AGO)

Obtención de la licencia

Las personas con discapacidad que conducen deben obtener una licencia especial, tipo F. Esta es otorgada por la Agencia Nacional de Tránsito (ANT) para “automotores especiales adaptados de acuerdo a la capacidad especial del conductor”.

Para quienes ya tenían una licencia anteriormente podrán canjearla por una tipo F, sin tener que presentar el certificado de conductor no profesional. Pero, quienes la vayan a obtener por primera vez, tienen que seguir el trámite regular, con las pruebas respectivas. Es necesario que presenten el carné de discapacidad.