Noticias - 2013-10-18

CORTE ORDENA RESPETAR VOLUNTAD DE PERSONAS CON DISCAPACIDAD INTELECTUAL

Lugar
MÉXICO
Hora
00:00 A.M.
Email
Detalles:

Ricardo Adair cree que este miércoles 16 de octubre fue un buen día para él y para México. Dice que se ganó una “importante batalla” para que las personas con discapacidad intelectual sean “reconocidas en el país como personas” y empiecen a decidir sobre sí mismas.

La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) dictaminó que Ricardo tenía razón al rechazar y ampararse contra el estado de interdicción —cuando una persona es declarada judicialmente incapaz y debe mantenerse bajo la guarda de un tutor por carecer de aptitudes para gobernarse, cuidarse y administrar sus bienes— y ordenó que un juez de lo familiar retome su caso para establecer qué actos podrá realizar por sí mismo.

“Me siento muy contento porque finalmente se aceptó este proyecto y solo me queda esperar la sentencia final (del juez). Pienso que dimos un gran paso y vamos a salir adelante, nos hicieron valer nuestros derechos y creo que es un gran avance. Voy a tener mis derechos”, declara Ricardo a la prensa tras haber escuchado la decisión de la Corte.

El joven de 25 años dice que lo que más le gustaría hacer tras este dictamen es firmar un contrato de trabajo para poder realizar actividades en Geografía o Computación, sus asignaturas favoritas.

Pero antes de que Ricardo Adair Coronel pueda tomar decisiones sobre sí mismo, deberá reunirse y platicar con un juez, quien también se entrevistará con su familia y especialistas en discapacidad para decidir en qué casos este joven diagnosticado con el Síndrome de Asperger podrá actuar solo y en qué otros necesitará de un tutor.

El Síndrome de Asperger es un padecimiento en el que la persona muestra dificultades en la interacción y en la comunicación en grados variables. Igualmente, sus actividades e intereses son restringidos.

El proyecto del ministro Arturo Zaldívar, que fue votado este miércoles tras el amparo que Ricardo interpuso contra la Asamblea Legislativa del Distrito Federal y el Jefe de Gobierno por considerar que el Código Civil contradecía a la Constitución, señala que “el estado de interdicción debe ser proporcional”, es decir, que desde ahora se aplicará según la discapacidad de cada caso, que a su vez deberá ser analizado por un juez.

“Con un criterio como el que se establece sí se asume que se debe aplicar la Convención (Convención de las Naciones Unidas Sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad) pero al mismo tiempo le dan la discrecionalidad al juez para decidir sobre qué actos una persona con discapacidad sí tiene jurisdicción, hay que reconocer que será un criterio muy difícil de administrar, pero la decisión de hoy es en definitiva un paso hacia adelante en el reconocimiento de los derechos de las personas con discapacidad”, dijo el abogado de Ricardo, Andrés Aguinaco Gómez-Mont.

En su dictamen, la Corte también concluyó que independientemente de la decisión del juez, la persona con discapacidad siempre podrá manifestar su voluntad, “misma que deberá ser respetada y acatada, por lo que el tutor que en su caso se designe, solamente deberá asistirlo en la toma de decisiones”.

En ese sentido, Aguinaco dice que la Corte abrió la puerta para dar fin con una “figura arraigada” como es que “debemos proteger a las personas con discapacidad en vez de pensar que debemos incluirlas en la sociedad y hacerlos parte”.

La Convención de las Naciones Unidas Sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad señala que tienen derecho a ejercer su ciudadanía y a integrarse plenamente a la sociedad a la que pertenecen.

Sin embargo, en los artículos 23 y 450 del Código Civil del Distrito Federal suprimen la competencia jurídica de las personas con discapacidad intelectual mediante el estado de interdicción y la intervención de un tutor.

Después de que la Corte aceptó su amparo, Ricardo sabe que en la lucha por el reconocimiento de sus derechos ahora tiene que entrevistarse con un juez y esperar la sentencia.

Insiste en que lo primero que pedirá será que lo reconozcan como persona y que haya igualdad ante la ley.

“Voy a esperar al juez, yo quisiera decidir dónde y con quién vivir, firmar un contrato laboral, financiero, de una casa, pero necesitamos saber qué decisiones voy a poder tomar solo y cuáles acompañado, tengo que esperar pero hoy se ganó una batalla”, dice el joven, diagnosticado con Síndrome de Asperger a los 18 años.

Su abogado, Andrés Aguinaco, dice que desde que tomó el caso hace dos años, Ricardo pensaba en poder firmar un contrato de trabajo, pero en realidad, siempre ha tenido en mente el futuro.

“Ricardo dice que quizá en unos años puede estar pensando en casarse, en otros más en tener la tutela de sus hijos o en comprar una casa. Como todos, sus decisiones es un día a día, pero lo que queremos es que no viva con la incertidumbre de que la siguiente decisión que tome va a depender de alguien más”.

A continuación, Animal Político presenta un video de los inicios de la batalla legal de Ricardo.