Noticias - 2013-04-22

EL DOLOR: UNA EPIDEMIA INVISIBLE

Lugar
LIMA - PERÚ
Hora
00:00 A.M.
Email
Detalles:

La República - El dolor convive entre nosotros. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) afecta al 20% de la población, con más incidencia en el mundo civilizado, donde la esperanza de vida es mayor. Nos encontramos ante una “auténtica marea” de necesidades de atención de enfermos avanzados, crónicos evolutivos y términos. De acuerdo con algunos expertos, estamos hablando de una epidemia invisible que solamente la aprecia el que la padece, pues ni se ve ni se puede medir, y esos son sus grandes aliados.

El dolor tiene graves consecuencias, puede matar y, además, aumentar exponencialmente la discapacidad y la pérdida de calidad de vida. No obstante, según un estudio de la OMS, en el 2008 un 80% de la población mundial tenía un acceso insuficiente o nulo a los recursos para tratar el dolor moderado-grave. Para el 2020, según esta organización, habrá en el mundo 15 millones de personas con cáncer, millones de los cuales, en especial en países pobres o en vías de desarrollo, sufrirán dolores crónicos por falta de acceso a medicamentos contra el dolor.

Las consecuencias del dolor y el número de personas que se ven afectadas han obligado a la  OMS y la Organización Panamericana de la Salud a reconocer que el dolor derivado del cáncer y de otras enfermedades debe ser un asunto muy importante en los sistemas de salud de todos los países. Las referidas organizaciones han recomendado que los Estados deben implementar políticas gubernamentales que hagan del  alivio del dolor por cáncer una prioridad en el sistema de  salud pública y garantizar la disponibilidad de medicamentos eficaces para paliar el dolor, eliminando las barreras que lo impiden y los controles legales que incrementen el deterioro del paciente.

Pese a ello, el dolor sigue sin ser reconocido como un importante problema por muchos sistemas nacionales de salud, entre ellos: nuestro sistema de salud.

En el Perú, un importante número de personas con cáncer en enfermedad terminal no accede a tratamientos contra el dolor ni a programas de cuidados paliativos. Más allá del servicio de medicina paliativa y tratamiento del dolor del Inen no existe en nuestro país una institución pública especializada que atienda a los pacientes terminales, ni un programa de atención a estos pacientes y sus familias. Tampoco hay normas, con rango de ley, de soporte técnico especializado que regulen a nivel nacional el tratamiento del dolor. La disponibilidad de drogas que garanticen el no sufrir es insuficiente.

El impacto de una enfermedad terminal trasciende al paciente. Un paciente terminal implica para la familia estrés emocional, pérdida de ingresos, incapacidad para trabajar y desestabilización económica. El Estado peruano no puede ser ajeno a ello. La Constitución Política del Perú y diversos convenios internacionales de los que el Perú es parte establecen la obligación estatal de respetar, proteger y garantizar la dignidad y el derecho a la salud de la persona humana.

Las herramientas necesarias para aliviar el dolor existen. El sufrimiento que causa el dolor no aliviado que genera el cáncer y otras enfermedades terminales se debe a que la mayoría de pacientes no tiene acceso a la medicación básica de alivio, debido a falta de distribución de medicamentos, elevado costo de los mismos (las subvenciones no existen o son muy bajas) y restricciones legales que impiden el acceso a las drogas o limitan el número de pacientes con derecho a ellas o la duración del tratamiento.

Hay que cambiar esta situación. Es inhumano e indigno que miles de peruanos estén abandonados a su suerte frente al sufrimiento que provoca el cáncer. El Estado peruano debe implementar una política pública para garantizar el derecho de las personas que padecen una enfermedad crónica o de alta complejidad, que ocasione grave pérdida de la calidad de vida a recibir atención paliativa idónea, que implique el control del dolor y otros síntomas, así como la atención en aspectos psicosociales y espirituales del paciente y su familia indispensable para reducir el sufrimiento.

La ausencia del dolor debe ser considerada como un derecho de todo enfermo con cáncer y de otras enfermedades de alta complejidad y el acceso al tratamiento contra el dolor, una manifestación del respeto hacia ese derecho.