Noticias - 2013-04-12

LA INCLUSIÓN LABORAL PARA LA PERSONA AUTISTA

Lugar
LIMA - PERÚ
Hora
00:00 A.M.
Email
Detalles:

Julio Rojas Julca Viceministro de Poblaciones Vulnerables

La política social, en la visión del gobierno del presidente Ollanta Humala, incluye tres ejes temporales bien claros: alivio inmediato y oportuno. Desarrollo de capacidades y generación de oportunidades para la próxima generación.

El Peruano - Este concepto significa dejar las decisiones improvisadas para impulsar acciones sustentadas en evaluaciones y evidencias, con una gerencia pública de alto desempeño y resultados concretos.

Una muestra de esta nueva política de inclusión social es "Tumbes Accesible", programa que nace con la cooperación técnica del Ecuador, para atender a personas con discapacidad.

Para los especialistas del Perú, Ecuador y América del Sur, dicho proyecto se ha convertido hoy en un modelo.

Es conducido por una comisión multisectorial, integrada por 14 instituciones, con la rectoría del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP).

En este marco, uno de los capítulos que demandan un trato especial es apoyar el desarrollo de las personas que sufren autismo, especialmente niños y jóvenes.

Abordar el autismo demanda  nuevos elementos que deben completar la información obtenida en  el Censo Regional de Tumbes 2012, la Encuesta Bio psicosocial, la evaluación de las respuestas, proceso que goza del respaldo entusiasta de la población.

El ejemplo ha suscitado rápidamente el compromiso de otros gobiernos regionales y municipalidades, lo cual indica un camino a seguir con otras acciones y proyectos.

En nuestro país, la información sobre trastornos del espectro autista (TEA) es virtualmente inexistente y muchas familias mantienen en reserva los problemas de un hijo menor o adulto que sufre de autismo. 

El INEI en uno de los estudios sobre los principales tipos de discapacidad y en base al Censo de 1993,  estima que el 12.39% del total de la población con discapacidad tiene retardo mental y el 9.79%, alteraciones mentales.

Los avances de la investigación reconocen que el denominado TEA,  va desde formas severas, que lindan con el Síndrome de Down, hasta formas leves de autismo, con alto rendimiento de las habilidades. La variedad más compleja por alcanzar niveles de desarrollo intelectual, en muchos casos, es el Síndrome de Asperger.

Este tipo de discapacidad entraña  un conjunto de condiciones mentales y conductuales que forman parte de los trastornos del espectro autista.

La persona afectada muestra dificultades en la interacción social y en la comunicación de gravedad variable, así como actividades e intereses en áreas que suelen ser muy restringidas.

Dicho esto, enfrentar el drama del autismo, como parte de una política de inclusión social, implica un esfuerzo complejo y orgánico del Estado, con el concurso de profesionales especializados en salud, educación, trabajo, promoción del empleo y atención de poblaciones vulnerables.

Es también de vital importancia la participación y colaboración de la familia de la persona afectada.

Diagnósticos de otras latitudes, señalan que el autismo es la deficiencia en el desarrollo de más rápido aumento, que se traduce en una tasa  de 10% a 17%.

En Estados Unidos, unos 17 millones de habitantes tienen un familiar con autismo.

En el ámbito de la inactividad, la Encuesta Nacional de Hogares  sobre Discapacidad en Lima y Callao 2005 (EHODIS), nos brinda algunas señales de una significativa población con discapacidad que no forma parte de la PEA y que alcanza el 76% de su propio universo.

Ante esta realidad adversa, el MIMP orienta la inclusión laboral, considerando como problema central las escasas oportunidades de acceso y sostenibilidad en el empleo de esta población.

Hasta ahora su participación en el mercado es ínfima, simbólica.   

No hay data exacta en el país de la cantidad de personas con espectro autista, ni en las regiones de Lima Metropolitana, Callao, Ayacucho y Tumbes, universo que comprende inicialmente el citado proyecto.

La política social nos conduce en este proyecto a la recopilación de la información, desarrollo de instrumentos para la medición del avance social laboral y desarrollo psicológico.   

Mayores capacidades a los profesionales, inserción laboral, monitoreo y evaluación de la inserción laboral bajo el modelo de "Empleo con Apoyo".

Todo este plan es avalado por la Ley  29973, Ley General de la Persona con Discapacidad, aprobada  el 24 de diciembre del año pasado, la cual establece  el derecho a trabajar en igualdad de condiciones que las demás en un trabajo libremente elegido o aceptado.

"En el ámbito  de la inactividad, la Encuesta Nacional de Hogares sobre Discapacidad en Lima y Callao 2005 (EHODIS) nos brinda algunas señales de una significativa población con discapacidad que no forma parte de la PEA y que alcanza el 76% de su propio universo."